Aire acondicionado de tu coche: trucos y mantenimiento

1. Funcionamiento y partes del aire acondicionado

El sistema de aire acondicionado de los vehículos funciona transformando el aire caliente del exterior en aire frío, o viceversa. Esto se hace gracias a un gasque circula por el circuito; como este está compuesto por tubos flexibles, se favorecen las fugas.

 

El sistema del aire acondicionado se compone de los siguientes elementos:

 

Filtro de habitáculo: filtra el aire, el polen, el polvo y las partículas de gasoil. Es importante que se cambie regularmente ya que influye directamente en tu salud.

Botella deshidratante: filtra las impurezas (limaduras, aceite quemado, etc.) y recupera la humedad del circuito para proteger el compresor.

Válvula de expansión: permite que el fluido pase del estado líquido al estado gaseoso, lo que genera el frío.

Evaporador: enfría el aire que circula en el habitáculo y le quita la humedad.

Compresor: comprime el gas y vuelve a lanzar el ciclo de funcionamiento del sistema de climatización.

Condensador: enfría el gas y asegura que este pase al estado líquido que ha sido comprimido por el compresor.

 

2. ¿Es necesario realizar algún mantenimiento en el sistema de aire acondicionado?

Sí, ya que si no lo haces puede averiarse, lo que a la larga supondrá un importante desembolso económico. El sistema de aire acondicionado se deteriora en función de su uso. Lo recomendable es que revises su funcionamiento una vez al año, antes del verano.

 

3. Síntomas de posibles fallos

Hay cuatro claros síntomas que indican que el aire acondicionado no funciona como debería:

- Si no baja la temperatura del interior del coche en poco tiempo. Este problema puede estar ligado al nivel del líquido de fluido, de la botella deshidratante, del filtro del habitáculo o del bloqueo de alguno de los sistemas.

- Si al conectarlo percibes un olor desagradable, lo que se debe a la acumulación de humedad en los conductos de aireación y es síntoma de que el circuito de climatización está infectado de bacterias, polvo y hongos.

- Si se concentra el vaho en los cristales porque no enfría lo suficiente. La solución suele ser cargar el gas del circuito.

- Si hay poco caudal de aire. Lo habitual es que el filtro de habitáculo está obstruido.

 

4. ¿Hay algún testigo luminoso que indique avería del aire acondicionado?

Sólo las climatizaciones automáticas tienen autodiagnóstico. Si tu climatizador esmanual o semiautomáticono existen informaciones de alerta para prevenir un fallo.

 

5. ¿Puedo recargar yo mismo el gas del aire acondicionado?

Es una labor relativamente sencilla, pero debes tener las herramientas adecuadas. Si no quieres llevarlo a un taller, puedes acudir a un auto-centro donde alquilando las herramientas necesarias, podrás hacerlo tú mismo.

 

6. ¿Cuál es la temperatura ideal?

Lo ideal es que el aire acondicionado funcione a una temperatura que oscile entre los 22 y los 23 grados. Una temperatura inferior durante un largo periodo de tiempo puede incrementar el consumo de combustible hasta un 20 por ciento.

 

7. ¿Cómo puedo lograr más eficiencia del aire acondicionado?

En verano, en días muy calurosos, antes de conectar el aire acondicionado baja las ventanillas del coche para que la temperatura del habitáculo no sea tan elevada: normalmente esta suele ser muy superior a la del exterior y, si conectas el aire nada más subirte, harás que trabaje al máximo rendimiento y se deteriore más.

 

En invierno, enciende periódicamente el aire acondicionado para evitar obstrucciones. Además, recuerda que en esta época del año es un método rápido y excelente para eliminar el vaho de los cristales si lo conectas con la temperatura alta.

 

8. ¿Cada cuánto tiempo se debe sustituir el filtro de aire?

Los fabricantes recomiendan que se sustituya una vez al año o cada 15.000 kilómetros recorridos. Estos intervalos deben ser sensiblemente menores si circulas con frecuencia por terrenos con mucho polvo.

Escribir comentario

Comentarios: 0