Los nuevos límites de velocidad, en otoño

Las grandes novedades que vendrán con esta tramitación se refieren los cambios en los límites de velocidad. Aparte de la subida puntual a 130 kilómetros por hora en algunos tramos de autovías y autopistas, siempre condicionada a que se cumplan determinadas condiciones y que se anunciará a través de paneles variables.

 

Pero las mayores afectadas por la nueva norma son las carreteras secundarias y las calles. Sobre estas últimas, Seguí señaló ayer que ‘se reducirá a 30 kilómetros por hora en las vías con un máximo de un carril por sentido, o 20 en el caso de las zonas peatonales (con una plataforma única de calzada y acera)’.

 

El objetivo es que la siniestralidad urbana, donde según los datos definitivos de 2012 concentra el 25 por ciento de los fallecidos y el 60 por ciento de los accidentes de tráfico en los que hay al menos un herido, se reduzca al menos en la misma proporción que lo ha hecho la interurbana. Por ejemplo, resultan especialmente afectados los peatones, ya que cada año la mayoría de los viandantes que mueren atropellados (380 en 2012) lo son en ciudad.

 

En cuanto a las carreteras secundarias, o de doble sentido de circulación y donde en la actualidad -datos provisionales de 2014- mueren más del 80 por ciento de las víctimas, el límite genérico de 100 Km/h quedará reducido a 90 km/h en todas aquellas que tengan un ancho de al menos 6,5 metros (baremo que sustituye a los actuales 1,5 metros de anchura del arcén); de 90 a 70 km/hsi la calzada es menor de 6,5 metros y con marcas de separación entre ambos sentidos, y de 90 a 50 km/h si tiene menos de 6,5 metros y no hay líneas discontinuas entre los carriles.

Escribir comentario

Comentarios: 0