Cárcel por escribir mensajes conduciendo

Desde el 1 de mayo, Irlanda ha estrenado una legislación más estricta a la hora de castigar a los conductores que escriben mensajes y chatean con el teléfono móvil mientras van conduciendo. Las multas económicas por esta acción comienzan en los 1.000 euros, la primera vez que se cometa, ascendiendo a 2.000 euros la siguiente ves que sean denunciados y la posibilidad de entrar en la cárcel durante tres meses.

 

El país celta es el primer estado de la Unión Europea en equiparar el castigo por el envío de mensajes, de forma manual, al volante con la conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

 

 Así leer y enviar mensajes mientras conducimos duplica e incluso triplica el tiempo de reacción ante un imprevisto. Mientras sin teléfono necesitamos 6 décimas de segundo de media, manipulándolo necesitamos un 1,2 veces más más, llegando a 1,34. Traducido a metros, circulando a 80 km/hnecesitamos de media entre 16 y 19 metros extras para reaccionar ante el imprevisto, rozando en algunas mediciones los 30 metros.

A 120 km/h de media se necesitan 24 metros de más para comenzar a reaccionar, llegándose a rozar los 50 metros extras en las peores mediciones.

Además incluso a velocidades bajas si escribimos un mensaje al tiempo que conducimos cometemos un 74 pro ciento más de errores. 

Escribir comentario

Comentarios: 0