Los conductores, a favor de la caja negra para mejorar la seguridad

Esta es una de las conclusiones del estudio realizado por la plataforma en InternetAutoScout24, perteneciente al consorcio alemán Deutsche Telekom, que ha obtenido la opinión de más de 9.000 conductores en siete países europeoscon el fin de conocer cómo será el modelo de movilidad urbano y el coche que circulará dentro de 25 años.

 

El interés por las cajas negras crece siete puntos en el estudio de 2013 respecto al realizado el pasado, de forma que en el caso de España el 81,6  por ciento de los conductores espera que la ‘caja negra’ forme parte del equipamiento de los coches en el año 2038.

 

El informe ‘El Coche del Mañana’ elaborado por esta consultora experta en automoción e Internet pone de manifiesto cómo las connotaciones negativas y hasta siniestras de estos dispositivos van perdiendo importancia entre los conductores, cada vez más conscientes de lo que la caja negra puede ofrecerles para aumentar su seguridad al volante.

 

Así, en la ciudad inteligente de 2038 la caja negra dejará de ser un elemento asociado mayoritariamente a aviones o trenes para convertirse en una tecnología esencial capaz de proteger de forma activa al conductor, diagnosticando, por ejemplo, averías vía remota, haciendo un seguimiento de la conducción para rebajar la prima al buen automovilista o reconstruyendo un accidente antes incluso de que él mismo avise a las autoridades.

 

Curiosamente, aunque en el resto de Europa siguen siendo más reticentes que los españoles, el gran debate que suscita la caja negra en torno a la privacidadhace que el 73  por ciento, frente al 55  por ciento de 2012, ya no percibe esta solución como un sistema fiscalizador, sino como un elemento para hacer la vida más fácil.

 

Dentro de 25 años, el 92,8  por ciento de los conductores se ve circulando por la interconectada ciudad del futuro, al volante de un vehículo inteligente que garantice su seguridad a modo de guardaespaldas, pero también que transforme su experiencia de conducción.

 

En este sentido, más de la mitad se imagina a bordo de un coche que conduzca solo, liberándole de las situaciones de la tensión que genera la carretera.

 

Para cerca del 40  por ciento, este coche autónomo sabrá encontrar la ruta adecuada para esquivar todo tipo de retenciones, pero además irá más allá, popularizando el concepto ‘conductores del mundo’, pudiendo circular por cualquier ciudad extranjera sin temor por no conocer las calles. Según el informe de Autoscout24, el coche conectado abre un mundo de posibilidades para hacermás llevadero y divertido el día a día, tal y como se espera de un entorno inteligente como el que representarán las urbes del futuro.

 

Por esta razón, para cerca de dos de cada tres conductores, vehículo y teléfono móvil formarán un tándem inseparable. La sincronización de estas dos tecnologías inteligentes pondrá en marcha todo el engranaje (cálculo de distancia, duración de la ruta...) para evitar, por ejemplo, que un imprevisto al volante impida llegar a tiempo a una cita.

 

El estudio muestra que el ‘carsharing’ o coche compartido será utilizado sobre todo entre los conductores de 60 a 65 años (11,4  por ciento), siendo losmenores de 30 años los más ‘individualistas’ (5  por ciento), y en ello tiene mucho que ver el hecho de que para estos jóvenes (45  por ciento) el coche seguirá siendo un símbolo de estatus, mientras que para los maduros será una solución práctica de movilidad. No obstante, el 74,4  por ciento de los conductores españoles -casi cuatro puntos más que en 2012- reconoce que no está dispuesto a prescindir del coche propio bajo ningún concepto.

 

El informe de la consultora experta en automoción, que también se detiene en el diseño e imagen del coche del mañana, revela cómo los conductores se han vuelto mucho más atrevidos en este último año, imaginándose diseños sumamente rompedores y hasta excéntricos circulando por las carreteras de 2038.

Escribir comentario

Comentarios: 0