La carrocería de Volvo como batería

Volvo, una de las referencias a nivel de seguridad y, a partir de ahora, también pretende estar en una posición puntera en tecnologías para los coches eléctricos. Dentro de un proyecto de investigación financiado por la Unión Europea y con la colaboración del London's College británico y otras ocho compañías más, han desarrollado unos paneles especiales de carrocería de un vehículo que pueden cumplir la misma función de una batería, es decir, almacenar energía.

 

El secreto está en la masa, es decir, en los materiales concretos de los paneles de carrocería desarrollados por Volvo. Una mezcla de fibra de carbono, fibra de vidrio y otros polímeros con unos supercondensadoresinsertados entre las diversas capas de materiales son capaces de almacenarenergía. La energía generada puede provenir de dos fuentes: la propia generada-recuperada cuando el coche frena o decelera (frenada regenerativa) oenchufándolo directamente a la corriente eléctrica.

 

Con la implantación de estos paneles de carrocería recargables de Volvo se evita la instalación de las pesadas baterías que suelen montar los coches eléctricos. Según estudios de Volvo, el peso de los futuros eléctricos se puede reducir en torno a un 15 por ciento. Los paneles que pueden actuar como una batería son los localizados en el capó, el techo, las puertas y el propio suelo del vehículo.

 

Según el fabricante sueco, estos paneles especiales de carrocería cuentan como grandes ventajas respecto a las baterías de ión litio que son más rápidos a la hora de cargarse, además de no experimentar ningún tipo de degradación con cada carga y descarga, ya  que no interviene ningún proceso químico.

 

El vehículo de Volvo, que ya ha se estado probando con unos paneles especiales, ha sido un S80. Con los paneles de la carrocería en el punto óptimo de carga, la marca sueca ha anunciado una autonomía en torno a los 130 kilómetros.

Escribir comentario

Comentarios: 0